Inicio Nacional La frontera sur de México y el contraste de sus medidas restrictivas

La frontera sur de México y el contraste de sus medidas restrictivas

La actitud de México respecto al COVID-19 y al manejo de sus fronteras contrasta de manera abismal en dos puntos separados por mil 290 kilómetros.

En días recientes México anunció el cierre de la frontera sur y las medidas restrictivas a causa de la pandemia de Sars-Cov2 que no ha bajado de contagios en el territorio mexicano, no obstante, en una parte de la frontera sur como lo es Cancún y la Riviera Maya, esta se encuentra abierta y sin restricciones para todos los que quieran vacacionar.

Tal parece que  por arte de magia y con la llegada de dólares o euros desapareció el COVID-19.

Los turistas que llegan de Estados Unidos y de todo el mundo, caminan y disfrutan de paseos, sin las medidas sanitarias básicas como el uso de cubrebocas, gel antibaterial y sana distancia.

Mientras que en la misma frontera, solo kilómetros más abajo, en el estado de Chiapas, está se encuentra cerrada y cada vez con más obstáculos para quienes intenten entrar con el fin de llevar a cabo actividades “no esenciales” en el territorio mexicano.

Quienes quieren entrar a México y ante la negativa de los agentes del Instituto Nacional de Migración (INM), presentan frustración, enojo, e indignación, por la nula flexibilidad del paso.

Así, la frontera entre México y Guatemala permanece cerrada ante viajes no esenciales para evitar la propagación del COVID-19. Apostados en la ribera del río Suchiate, los agentes migratorios esperan junto a algunos elementos de la Guardia Nacional que han sido enviados para ayudar a preservar el orden. Se acercan a cada balsa que llega a México y piden identificaciones.

Por ello, para ciudadanos no nacionales, es una frontera que han cerrado, no por la pandemia sino para limitar el paso de centroamericanos que buscan migrar a Estados Unidos.